viernes, 10 de septiembre de 2010

BIENVENIDO AL MUNDO DE LAS APARIENCIAS



Los seres humanos
somos los únicos
que podemos ver en todo
la cara del bien y el mal.

Todo depende de nuestro interior.
Pero cuando tratamos de ver
lo que escondemos,
Eso es lo que somos.


"Bienvenido al Mundo de las Apariencias" evidencia desde el título el tono general de la obra, ya que se trata de un desgarrado relato sobre las experiencias de vida que los personajes de la obra llevan en el Ecuador contemporáneo, y está concebido como un alegato sobre las condiciones de existencia de los hombres de tendencia homosexual.

No se trata - stricto senso - de una "novela" en el sentido convencional de ser una obra de ficción que narra los sucesos acaecidos a unos personajes imaginarios, sino que su valor reside, precisamente, en la afirmada realidad de los hechos, y su credibilidad ante el lector se trata de un texto "testimonio" (es decir, como experiencias realmente vividas por el autor "Francisco Guayasamin) y no como una obra de ficción.

Del relato se desprenden historias paralelas que reafirman la convicción imperante en los círculos liberales de que la vida de los homosexuales es una cadena monstruosa, compuesta por una sucesión de abusos, marginalidad, infame desprecio generalizado, dudas continuas, irrefrenables sentimientos de falsas y auténticas culpas, abiertas o encubiertas persecuciones, explotación laboral añadida, clandestinidad forzada, vínculos (producidos por esa misma vida de proscritos) con delincuentes, personas promiscuas, chantajes continuos (incluido los policiales), carencia virtual de derechos ciudadanos y, en fin, una dolorosa y cruel vida dual, que alterna una existencia "normal" (entiéndase por heterosexual), obligada a guardar constantes apariencias que violentan las tendencias profundas, con una superficialidad de relaciones homosexuales condenadas a la promiscuidad, la falta de contactos espirituales profundos y una obligada "hermandad" con otros homosexuales, con quienes los personajes principales no tienen otra relación que compartir sus tendencias de predilecciones sexuales. Una larga hilera de canalladas hipócritas, que esconde el terror a la homosexualidad inducido por la cultura del machismo, de la cual es cómplice el conjunto de la sociedad.

Es particularmente interesante que el autor constate la existencia de una desproporcionada cantidad de homosexuales en las instituciones segregadas de la sociedad machista, como la iglesia, las Fuerzas Armadas o los colegios sin coeducación, cuando la normal libido de la especie no puede tener soluciones heterosexuales por la segregación impuesta y es canalizada hacia el homosexualismo como única solución posible y, lo que es peor, socialmente aceptable.

La temática y relativa crudeza de su tratamiento contribuyen seriamente a desvelar el manto hipócrita que la sociedad ha tenido sobre un grupo ( que el autor considera cuantitativamente significativo) oprimido y marginado.

Informe de Editorial El Conejo.

Usted puede leer el libro gratuitamente en http://apariencias.webs.com

No hay comentarios: